Ocio

Ocio

La oferta lúdica y cultural de Sitges es extensísima y comprende actividades y entretenimientos para todos los gustos y en todas las épocas del año. El extenso calendario de fiestas y acontecimientos que se celebran en el pueblo es únicamente una muestra de lo que encontrará el visitante que quiera disfrutar de sus vacaciones.

En verano las actividades relacionadas con el mar son la estrella en la oferta de esta localidad de la Costa Dorada. Sitges dispone de uno de los mejores paseos marítimos de la costa española, a lo largo del que multitud de playas de gran calidad permiten al bañista disfrutar del Mediterráneo. Pueden alquilarse pequeñas embarcaciones a vela o motor, dar un paseo por el mar en canoa o patín a pedales, hacer windsurf, esquí acuático, volar por delante del frente marítimo de Sitges colgado de un paracaídas o simplemente nadar en las cálidas aguas del mar. Existen a su vez 3 puertos deportivos (Port Ginesta, Garraf y el Port d’Aiguadolç) desde los que salir en embarcaciones más grandes.

Para quien prefiera un turismo ecológico, el marco del Parque Natural del Garraf permite – con más de 10.000 hectáreas – perderse en cualquier época entre frondosos bosques o montes rocosos y desérticos, o contemplar desde una perspectiva más elevada esta fracción de la costa catalana. Es posible hacer senderismo, espeleología, escalada, o simplemente dar paseos a pie, bicicleta de montaña o a caballo, siempre desde el respeto y el cuidado de la naturaleza.

En lo que a infraestructuras para el ocio se refiere, Sitges está perfectamente equipada como localidad cosmopolita que es. Dispone de cines, teatro, pavellón deportivo, campos de futbol, pistas de tenis, piscinas para natación (tanto cubiertas como al aire libre), cybercafés y centros de conexión a Internet, campo de golf (junto al Hotel Playa Golf), etc. Además, el parque de atracciones Universal Port Aventura se encuentra a unos 70 kilómetros de la localidad, con lo que es posible pasar un agradable día en familia disfrutando de sus atracciones.

En lo que a gastronomía se refiere, son innumerables los restaurantes en los que disfrutar en Sitges de la buena mesa, con especial mención al Restaurante Punta Golf, probablemente el que goza de mejor situación y donde es más agradable disfrutar de la gastronomía típica sitgetana y de la cocina mediterránea en general con vistas al mar. En él se organizan en los meses de julio y agosto las cenas-espectáculo Las Noches del Punta Golf, acontecimiento de gran éxito en las noches del verano.

En cuanto a vida nocturna, Sitges es simplemente insuperable. La famosa “Calle del Pecado” es el centro neurálgico (aunque no el único) de las largas noches de fiesta y diversión de los meses estivales, con multitud de bares, pubs y discotecas que hacen que la noche de Sitges sea envidiable.

Sitges (la Blanca Subur) fue no hace tanto tiempo un pequeño pueblo de pescadores, antes de convertirse en un destino turístico preferente para miles de españoles y europeos. En este sentido, son muchos los que – atraídos por la riqueza del mar – prueban fortuna con la caña y el anzuelo desde alguno de los bonitos espigones de rocas que dividen las playas frente al Paseo Marítimo, o desde algún promontorio rocoso cercano al núcleo urbano. También es posible practicar la pesca deportiva saliendo desde alguno de los puertos citados anteriormente.

La oferta cultural de Sitges también es en sí misma extensa, con museos de gran calidad y renombre, con exposiciones temporales, con representaciones de teatro, galerías, festivales de música, etc. En Sitges vivió una de las grandes figuras del modernismo catalán: el artista y escritor Santiago Rusiñol. Gracias a la facilidad en comunicaciones con Barcelona, es aconsejable además disfrutar de los muchos museos y atracciones culturales que la capital catalana ofrece a sus visitantes.